miércoles, 17 de noviembre de 2010

Fin

Me entregaste el tedio y las caricias
Para que juegue con la luna
Y muerda las cuerdas del sol,
Para que barnice de violeta tu hojita de parra
Y sienta que los sábados feriados
Son mucho más que el preámbulo de la siesta.

Se te dio por bailarle a mis semanas
Y besarme los minutos
Tuviste una idea y las manos en la obra
Para que la idea no se diluya en poesía,
Dormiste noches, días, y te despertaste en enero
Sin saber que ponerte para retener un suspiro

Hoy sos recuerdo, presente y déjà vu,
Mucho más que la tormenta de letras
Con que inundo tu mirada,
Veintiuno, cinco, y menos diez,
Siembra de diamantes, cosecha tardía,
La roca que apedrea, y se deja escribir.

S.D

1 comentario:

  1. Esta mujer joven
    (dos pares de lustros)
    me lleva por rutas de asombro y cordura.
    Ríe por los desastres del mundo,
    llora por las palabras que caen de mi voz.
    Su boca hace de todo manjar un elixir.

    Verla es perder el equilibrio.

    Alguien quiso enseñarle
    que la raíz del amor era el miedo,
    ella hoy sabe que el amor es un fruto.
    Viene y me abraza.
    Va hacia adelante,
    no le gusta pensar en el tiempo.



    anuar iván.

    ResponderEliminar